Proyecto CIP Trujillo

  • S
  • A
  • a

Contexto

Con el término “digital divide” (brecha digital) se entiende la imposibilidad de acceso a las nuevas tecnologías de comunicación e informática. Tal dificultad, determinada por motivos económicos, culturales e infraestructurales, posee una valencia desde el punto de vista social: por ejemplo no estar conectados a la red (o no tener instrumentos cognitivos para hacerlo) significa por muchos aspectos estar relegados a los márgenes de la sociedad. En los últimos años el tema del “digital divide” interesa de manera más fuerte en el Sur del mundo, ya que el vertiginoso progreso de las nuevas tecnologías peligra con incrementar ulteriormente la tijera con los países del Norte. Aun reconociendo que no basta aumentar el número de ordenadores en circulación para resolver problemas como el acceso al agua, a la instrucción o a la sanidad, seguramente que las nuevas tecnologías, si estuvieran orgánicamente introducidas, podrían, en tiempos y modos adecuados, ser un instrumento de desarrollo y conocimiento.

Por esto, diremos que “digital divide” se ve como un problema en todos los contextos geográficos, incluido un país como Perú que, por muchos aspectos, entra en el grupo de las naciones medianamente desarrolladas. Según el ITU (International Telecommunication Unit), la agencia de las Naciones Unidas en tecnologías informáticas y de la comunicación, Perú ocupa los últimos lugares entre los países de Sudamérica por que respecta a la difusión de las nuevas tecnologías: antepenúltimo por el nivel de acceso, penúltimo por el número de líneas telefónicas (10,2 cada 100 habitantes), último por el número de teléfonos móviles 74,2 cada 100 habitantes). Asimismo, es antepenúltimo por número de casas provistas de un ordenador (13,8% del total) y de acceso a Internet (5,6%). En total sólo el 25,3% de la población utiliza Internet, de manera más o menos asidua.

El gobierno peruano, a través del Ministerio de la Educación, está fuertemente comprometido en este campo: todos los programas nacionales de educación de base auguran que los estudiantes serán formados para la utilización de las tecnologías de la información y de la comunicación digital. El propio ministerio ha comenzado varias iniciativas para la reducción del “digital divide”, entre los que se encuentra el programa “Una laptop por niño”, con el fin de mejorar la calidad educativa: a día de hoy, sólo en la región de La Libertad se han distribuido 11.389 portátiles, de un total de 300 escuelas implicadas.

Esta traducción (italiano-español) se ha llevado a cabo amablemente dentro del programa de traducción gratuita de páginas web para organizaciones sin ánimo de lucro, organizado por la agencia de traducción Mondo Services y el traductor voluntario José Ángel Vázquez Pérez